Archivos mensuales: enero 2016

Ciudadanismos

La mercantilización de la política, totalmente influenciada por la importancia que en la sociedad actual cobran la estética y la comunicación, ha favorecido la aparición de “opciones” rápidas y “soluciones” fácilmente digeribles, pero carentes de un fondo realmente transformador.

Estas supuestas alternativas políticas no son tales ya que al actuar en el marco institucional, sistémico, a lo más que pueden aspirar es a una suerte de socio-liberalismo que no cambiaría en absoluto el modelo productivo, sino que simplemente pretendería hacerle mostrar su cara amable. Éste está siendo el caso de SYRIZA en el estado griego, y PODEMOS, más cerquita.

Dichas iniciativas provocan un vuelco hacia el “ciudadanismo”, lo cual puede plantear varias controversias:

La aparente unidad que el enfoque “ciudadanista” consigue se obtiene en base a la presunción de que ya somos todas, supuestamente, ciudadanas iguales, negando en muchos casos la importancia de las opresiones cotidianas existentes en pro de esa supuesta igualdad.ciudadanismo 1

El ciudadano asume que tiene una serie de derechos y deberes en este sistema. Estos derechos, unidos al individualismo exacerbado de la sociedad actual, desembocan en que la máxima y única preocupación posible sea el: “¿qué hay de lo mío?”. Enarbolando las banderas de la decencia y el sentido común como deberes, este sentimiento provoca que cada individuo ejerza la labor de policía con su propio ser y con el resto de personas a su alrededor, velando porque el orden y la convivencia no sean rotos.

Así, la vía ciudadanista resulta atractiva a amplias capas porque resulta neutra a la par que “buen-rollista”, sin ir más allá de la superficie, ya que por un lado, niega la necesidad de combatir la opresión mediante el conflicto abierto contra dichas opresiones y por otro, fomenta que esta transformación no sea llevada a cabo por las desposeídas mismas, sino que busca representantes que entren en las instituciones de la élite y por tanto, entren en el juego del sistema.